Doctora que cura la eyaculación precoz (parte 2)

(Ayer comenzamos a contaros uno de los relatos penes grandes más divertidos sobre doctoras y eyaculaciones precoces; esta es la excitante culminación):

—Lo primero que vamos a hacer para tratar esa eyaculación precoz es conseguir una erección consistente…

La doctora se llevó el pene, tras masajearlo, a la boca, pero apenas rozándolo con los labios. Ella se maravilla con su pene grande y con lo rápido que recupera la erección {después de|tras|a continuación} {que se|que fácilmente} hubiese corrido prematuramente antes. Tiene cualidades este chico, piensa.

—Doctora, ¿está segura…? A mí me está poniendo muy cachondo otra vez, y no sé yo…

—Tú calla y aprende.

Ella se lleva tentativamente el pene a la boca. Mala cosa. Lo ha vivido {otras veces|en otros casos}, eso de correrse adrede para intentar durar más la segunda, pero rara vez lo consigue. Dos minutos es su máxima marca, y a él eso {de las|en las} enfermeras follando le pone a cien, {así que|a fin de que}…

—Sé lo que estás pensando —le dice la doctora—. Sácatelo de la cabeza, olvida tus fantasías y vive este momento.

La doctora le provoca {un poco|algo} más y le aprieta la polla con fuerza hasta {que se|que fácilmente} le hinchan las venas. Después, sabiendo que ahora tiene mucho {a su|en su} favor (el chico ya se ha corrido, y le está restando sensibilidad), decide chupársela con fuerza como terapia de choque, y de paso seguir acosándole psicológicamente {para que|con el fin de que} no esté demasiado pendiente de si se {va a|pretende} correr o no.

—Chico, no sé si te voy a curar hoy, pero la tienes muy grande, y me encanta cómo sabes… ¿Sabes? Ya llevas más de dos minutos, {así que|a fin de que} ahora fóllame, ¡fóllame sobre la camilla! ¡VAMOS!

A Keiran ya no le importa mucho si se {va a|pretende} correr o no. Me estoy follando a la doctora , me la estoy follando, piensa, y no se lo puede creer. Ella se ha quitado toda la ropa, y su cuerpo espectacular está completamente {a su|en su} disposición. Solo tiene que hacerla disfrutar con su gran verga, así, rítmicamente, concentrándose en los gemidos de ella, en cómo disfruta.

—¡Más, sí! ¡Ahora, eso es, más! ¡Dame más, oooh…!

No se lo puede creer. Incluso ha podido cambiar de posición y ponérsela encima. Lo cierto es que la posición, algo complicada, ayuda, las sensaciones se difuminan y el ejercicio intenso {le permite|le permitirá} abstraerse, pero quizá sea esta singular terapia lo que le ha hecho bien, sí, quizá sea eso y que no está pendiente del reloj, porque cuando ella se corre y tira el instrumental médico {por el|pasa} suelo, está tan despeinada, sudorosa y satisfecha, que él no puede hacer menos que esbozar una sonrisa…

… Y prometerle que vendrá a hacerse chequeos más a menudo.

(Y {a continuación|seguidamente}, el video porno enfermeras de este relato):

[flv] http%3A%2F%2Fstatic. brazzers. com%2Fscenes%2F3783%2F180sec. flv [/flv]

Deja un comentario

Tu dirección de email no sera publicado

Entradas recientes

mujeres videos porno gratis

mujeres videos porno gratis

peliculas pornos gratis de maduras

married-to-a-redhead: So true! peliculas pornos gratis de maduras

peliculas porno

peliculas porno

gay porno grati

latexandfetish: Morning Gown (1) (by alexander_horn) gay porno grati

Britney Madison se parece a Wanda Nara

Hace algunos días hablamos sobre la vedete argentina Wanda Nara, y entre otras cosas comentábamos…

mejor porno gay

mejor porno gay